Amaral

Letras



Amaral


1 Rosita
2 Un día más
3 Voy a acabar contigo
4 Cara a cara
5 Tardes
6 No existen los milagros
7 Lo quiero oír de tu boca
8 Habla
9 1997
10 Dile a la rabia
11 Soy lo que soy
12 No sé que hacer con mi vida
13 Mercado negro




Rosita

Hacia frio en la plaza hoy,
Pero a ti nada te espanta.
Te calentabas a bofetadas
Con un crio de cara lavada, niña
Eso que haces no esta bien,
Y que carajo te importa.
Ay! cuando te pille,
Renacuaja deslenguada.

Rosita, no te hace falta llorar.
Rosita, esa sonrisa traviesa,
Es mi Rosita.
Siempre rondando,
La salida del mercado.
Con esa carita de pena,
Como no van a darte algo.
Tramposa y descarada,
No me tomes el pelo asi.
Que no me tomes el pelo,
Renacuaja deslenguada.

Rosita, no te hace falta llorar.
Rosita, esa sonrisa traviesa, es mi Rosita.
No te hace falta llorar, Rosita,
Esa sonrisa traviesa me trae de cabeza.

 

Voy a acabar contigo

Aún no apagues la luz,
Quiero verla en tus ojos brillar.
Arde la calle de madrugada,
Me ha abrasado el corazón.
Tenías razón, voy a acabar contigo.

Mañana haré que te despiertes,
Me gusta hacerte rabiar.
Ya sabes por dónde ando,
Merodeando a tu alrededor.
No me digas que me evapore,
Que sufre mi corazón,
Cargado de ideas brillantes,
En los bolsillos.
Tenías razón, estoy fumando demasiado,
Y te sabe a demonios que diga que no.

Aún no apagues la luz,
Quiero verla en tus ojos brillar.
Arde la calle de madrugada,
Me ha abrasado el corazón.
Tenías razón, voy a acabar contigo.

Con un poquito de suerte,
Y algún capote, yo me abro camino,
Con una mano delante y otra detras.
Se abre el telon y sale el sol entre los tejados,
Es una nueva mañana para los dos.
Tenías razón,
Las cosas no son tan sencillas,
Y morirse de risa es la muerte mejor.

Aún no apagues la luz,
Quiero verla en tus ojos brillar.
Arde la calle de madrugada,
Me ha abrasado el corazón.
Tenías razón, voy a acabar contigo.



Cara a cara

Seguramente imaginas que estoy en mi casa.
Seguramente pensabas venirme a buscar.
Voy a salir esta noche a perder la cabeza,
Voy a sacarla de fiesta,
Voy a ponerme loquita de atar.
Voy a pasar la noche en vela,
Con la luna llena, cara a cara.
Voy a saltar hacia el centro del cielo nocturno,
Un aguacero de luces eléctricas.
Todo parece pequeño,
Cuando lo ves desde el punto mas alto,
Todo parece tan lejano,
Y lo tengo al lado, cara a cara.
Cada semana que pasa me lleva más lejos de ti.
Cada burbuja que estalla es una puerta abierta.
Quiero pasar la noche entera,
Con la luna llena,cara a cara.
Quiero pasar la noche entera,
Con la luna llena, cara a cara



Tardes

Tardes, manoseando la palabra viernes,
Desenredando mi fin de semana,
Tantas tardes.
luego, pasa tan rápido y no puedes verlo,
Quieres tocarlo pero ya se ha ido,
No lo has visto.
Y otra vez, echo de menos mi ración de vicio,
Hago películas sin presupuesto y me duermo,
Y me cuelgo, en el trapecio de los cinco dias,
Como un murciélago de sangre fría, y te llamo.
Mi caballito de mar, mi desequilibrado,
Me dejaría matar por una galopada.
Mi caballito de mar, mi desequilibrado,
Me dejaría matar por ver lo que tu ves.
Enero, la cuenta empieza en el minuto cero,
Miro el horoscopo de las revistas y me río,
Y veo, como pasan los años noventa
Y como cambian de lugar las piezas, las fronteras.
Y otra vez, echo de menos mi ración de vicio.
Hago películas sin presupuesto y me duermo,
Y me cuelgo, en el trapecio de los cinco dias,
Como un murciélago de sangre fría, y te llamo.
Mi caballito de mar, mi desequilibrado,
Me dejaría matar por una galopada.
Mi caballito de mar, mi desequilibrado,
Me dejaría matar por ver lo que tu ves.

Mi caballito...



No existen lo milagros

Desde Portugal, a la sierra de Granada,
Desde el Sacromonte a las calles de Madrid.
Aunque estemos lejos, nunca nos separaremos.
Porque te has metido entre mis huesos.
Ahora recuerdo cuando nos conocimos,
En la Plaza de la Estrella,
noche de carnaval
Noche de fiesta... Plaza de la Estrella
Como un alma en pena hasta que no salga el sol.
Por la avenida, baja un coche como un vendaval,
Y en las esquinas, la cancion del solitario.
Tú y yo vivimos una historia y en realidad ni nos miramos.
Llega el 'Reina mora', cargadito de tabaco.
Llegan los furtivos con las luces apagadas.
Duermen las chalanas, salen planeadoras.
Entre la calima, desde el mar de PorTúgal.
Por la avenida baja un coche como un vendaval,
Y en las esquinas la cancion del solitario.
Tú y yo sabemos que estas cosas no van a durar.
Tú y yo sabemos que no existen lo milagros.



Lo quiero oír de tu boca

Aquella noche primera de mayo,
En que escribí esta carta,
Andaba triste y tenía motivos
Para encerrarme en mi casa.
La libertad es una amiga traidora,
Y me dejo abandonada.
Lo quiero oír de tu boca.
Aqui me encuentro amarrada a mi suerte,
En este puerto de incertidumbres.
Con una astilla del mástil del barco,
Atravesándome el alma.
Y si me duele dejar que me queje,
Para escuchar tu consuelo.
Lo quiero oír de tu boca partida,
Por donde escapan los besos.
Lo quiero oír de tu boca.
Tu ya sabes que no es tan dificil tumbarme,
Pero una vez en suelo más bajo no puedo caer.
Van pasando los años y me hago más fuerte.
Y yo te juro que un día me levantare.
Lo quiero oír de tu boca.
Por las noches los lobos trabajan deprisa.
Y yo he jugado a dos bandas de noche y de día tambien.
Cuando acabe mi vida como un trasto viejo,
Recordaré tu consuelo y tus besos.
Lo quiero oír de tu boca.



Habla

Habla, tú puedes hacerlo,
Dime habla.
Cuéntame una historia inventada,
Me gusta escucharte cuando me hablas.
Parece tan sencillo empezar.
Sabes, no tienes razones para hacerlo,
Pero es la única forma de entendernos.
Puedes convencerme si me hablas.
¿No quieres ganar mi confianza?
Por todos los que tienen que callar,
Que nadie te quite la voz.
Por todos los que nunca ganan.
Por todos los que faltan,
Dime habla.



1997

El año en que Allen Ginsberg murió,
El cielo estaba roto de estrellas de metal,
De gotas de mercurio,
De patinadores sobre la lamina del pozo.
El año en que Allen Ginsberg murió,
Montones de crisálidas salían del letargo,
Entraban en mi armario,
Devoraban los guantes de lana.
El año en que Allen Ginsberg murió,
El cielo estaba roto de estrellas de metal,
De gotas de mercurio resbalando,
Sobre la lámina del pozo.
El año en que Allen Ginsberg murió



Dile a la rabia

Dile a la rabia que se quede en el camino
Entre la niebla y los ruidos de los coches
Junto a las piedras que nos han endurecido
Dile a la rabia que se quede...
Todo mi universo fue vendido al mejor postor
Fue como quedarse ciega, no merecía tanto honor
Y aun así tu me conduces, un gatopardo duerme junto a ti
Parado en la autopista, buen lugar para sentirse el rey
Ven a mi casa, es de caoba y caña de bambú
Allí curaría tus llagas con una mezcla de vinagre y sal
Dile a la rabia que se quede en el camino
Entre la niebla y los ruidos de los coches
Junto a las piedras que nos han endurecido
Dile a la rabia que se quede
Todo lo que tengo es un desierto en un cajón
Plantas de raíz amarga y el suelo seco por el sol
Y esta es la aguja que ha dormido a tu familia
Y los únicos despiertos tú y yo
Sal y vinagre curarán tus llagas
En madera de raíces tallaré tu espalda
Y aguardiente calmará el dolor
Desde crío te enseñaron a tirar pedradas
Contra nidos de gorriones en las ramas altas
Torturando lagartijas comenzaste a odiar
Dile a la rabia que se quede en el camino
Entre la niebla y los ruidos de los coches
Junto a las piedras que nos han endurecido
Dile a la rabia que se quede...



Soy lo que soy

Amores imposibles,
Carámbanos de hielo en la nariz.
Ciudades deslumbrantes,
Que nunca te parecen lo que son.
Antilopes cruzando,
Llegando al otro lado.
Los ojos del coyote,
En un televisor de marca ACME.
La sombra que proyecta un DC10.
Las suelas de las botas, que se habrán gastado.
Y tú me estás mirando, igual que ha un bicho raro.
Soy lo que soy,
Y no me ha inventado nadie.
Todo lo que doy, todo lo que soy,
Todo lo que forma parte.
Todo lo que se, todo lo que ves,
Al final soy sólo lo que soy.
Mensajes de otro mundo.
Botellas de licor de flor de cactús.
Bolidos de nieve.
Kilometros de bosques incendiados.
Tú me estás mirando,
Igual que a un bicho raro.
Soy lo que soy,sólo lo que soy,
Y no me ha inventado nadie.
Todo lo que se, todo lo que ves, todo lo que soy.
Al final soy sólo lo que soy.



No sé qué hacer con mi vida

Mírala, ésta es tu niña.
Ya está creciendo, y ahora te mira.
Sus ojos son del color de luna,
Sus ojos son del color de luna.
Mírala, ésta es tu niña.
No sé qué hacer con mi vida.
No sé qué hacer con mi vida.
No sé qué hacer con mi vida.
Sólo vivo y me dejo llevar.
Mírala, ya está dormida,
A veces habla en sueños,
No sabe qué hacer con su vida.
Sus ojos son del color de luna.
Mírala, ésta es tu niña.
No sé qué hacer con mi vida.
No sé qué hacer con mi vida.
Sólo vivo y me dejo llevar.



Mercado negro

La oscuridad se hace inquietante,
Tacones afilados cortan la esquina
Partidas clandestinas y casas de másajes.
Me están adormilando con las voces
De sombras ondulantes en los portales,
Pueden venderte un viaje hasta el sol.
Pasan despacio y hacen temblar la calle,
Con sus sirenas de brillos azulados,
Cristales ahumados detras del parabrisas.
Vienen los que han perdido el sueño,
Y se filtran por las calles de la gran ciudad,
Acércate al mercado negro,
Las alarmas se disparan en la madrugada.
Los gritos de los niños son maullidos
De gatos erizados en las cornisas,
Se enredan en las cuerdas y vibra el palosanto.
La luz ultravioleta entre espejos,
Le da permiso al humo para escaparse
Y lo hace por los goznes de las puertas.
Vienen los que han perdido el sueño,
Y se filtran por las calles de la gran ciudad,
Acércate al mercado negro,
Las alarmas se disparan en la madrugada.
Llegan despiertos pero están dormidos,
Llegan al fondo el más oscuro fondo,
Llegan creyentes, llegan descreídos,
Todos unidos por un mismo corazón.
Vienen los que han perdido el sueño.


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com